Tareas
marla2

Trabajar como Au Pair es una de las mejores formas de obtener un empleo temporal en el extranjero, y al mismo tiempo viajar y mejorar nuestro conocimiento del idioma y descubrir nuevas culturas. Esto te brindará nuevas herramientas para tu vida laboral al término de tu programa y haber tenido la experiencia de residir en otro país.

Normalmente una Au-Pair trabaja entre 6 y 8 horas al día dependiendo de las necesidades de las familias anfitrionas y suelen tener una media de 2 o 3 noches de Baby-sitting que será igualmente dependiendo de las necesidades de la familia.

Bajo ningún concepto se le deberá solicitar que realice trabajos que puedan considerarse como pesados, únicamente deberá ayudar con las tareas ligeras del hogar como si fuera su propia casa.

La joven Au Pair no deberá intervenir nunca en la educación que proporcionan los padres a sus hijos. Cada país tiene costumbres y hábitos distintos.

El trabajo como Au Pair se realiza en casas de familias nativas del país destino y consiste principalmente en cuidar niños, a cambio de su trabajo una Au Pair recibe alojamiento en cuarto individual, todos los alimentos y un salario mensual, viviendo dentro de una familia y trabajando al cuidado de los niños. La relación entre la joven en régimen Au Pair y la familia es absolutamente personal, y su éxito dependerá de la voluntad que ponga la familia en ayudar a la joven a organizarse en sus estudios y distracciones, y la buena voluntad de la chica para desempeñar sus obligaciones en el nuevo hogar.

Antes de asignarte la familia anfitriona, sabrás exactamente cuántas horas al día y cuántos días por semana tendrás que trabajar, cuándo tendrás tiempo libre, cuáles serán tus tareas, cuánto dinero de bolsillo recibirás al mes/semana y los extras que la familia te ofrecerá. También tendrás tiempo para visitar los alrededores, conocer a nuevas personas, ir de compras o practicar deporte, es decir, puedes pasar el tiempo libre como quieras. Pero es importante que NO olvides que existen también “reglas del hogar” que tienes que respetar, como en cualquier familia. No eres un “cliente de hotel” ni estarás de vacaciones, tienes que portarte y considerarte como un “miembro de la familia” y ser muy responsable pues cuidar niños ajenos es una gran responsabilidad.